Un fin de año vestido de rojo

sofialain

La tradición que vincula rojo y suerte procede de la Edad Media; relacionado con la el amor encendido, la lujuria, el fuego y la brujería este tono no era adecuado para las prendas exteriores, pero justo estas asociaciones con lo prohibido lo hicieron especial, deseado, erótico y se reservó para uso interior, para la ropa intima, sobre todo en momentos en los que se deseaba un dosis extra de suerte como en el cambio de año.  De ahí procede la popular idea actual de llevar lencería roja en la noche de fin de año, además desde los años 30 del siglo XX Santa Claus viste el color corporativo de Coca-Cola, que convirtió a este personaje imaginario en uno de sus embajadores más populares y queridos. Sea como sea, rojo y Navidad están asociados como símbolos de fortuna, abundancia y felicidad.  La perfumería, la belleza no es ajena a está tradición y para este final de año propone tres creaciones icónicas enfundadas en rojo.

La primera es el perfume más deseado, admirado y vendido de la historia, el Nº5 que desde que se creó como regalo , justamente navideño, en 1921 sólo para las clientas de la costura de la casa hasta su comercialización en 1924, es un clásico, el eterno femenino que por primera vez en este largo viaje en el tiempo se presenta en un frasco , el mítico frasco de los perfumes Chanel, completamente rojo, el único color vivo preferido por Mademoiselle Coco. Una edición temporal para sus concentraciones “Eau de Parfum” y “l´Eau” (100ml, 150€)  y una maravilla, exclusiva para millonarios, una edición gigante del extracto de perfume (900 ml, 28.000€  y sólo 55 unidades realizadas a mano en cristal Baccarat). Modernos objetos de culto para fans y coleccionistas de esta leyenda.

Otro producto icónico es el labial de Dior: “Rouge Dior”, el más famoso y vendido, creado a inicios de los cincuenta, en pleno éxito de la firma estrella de la época.  Era la barra de labios favorita de algunas mujeres mitos de estilo del momento como la actriz alemana Marlene Dietrich o la princesa de Mónaco, Grace Kelly. Hoy Dior presenta una nueva versión con el estuche actual de este mito teñido en rojo. El “Ultra Rouge” Dior. La primera barra de labios de larga duración extrema, promocionada por la divina Natalie Portman, con la ligereza de una fórmula ultraconfortable y todo el color de una barra de labios altamente pigmentada. Los colores parecen más saturados, con un acabado semimate luminoso y una duración de hasta doce horas. Una gama de  veintidós tonos en los que se incluye el  nº 999, el primer rojo creado por la casa.

Jean Paul Gaultier también se suma a la idea del rojo, vistiendo literalmente sus dos perfumes más famosos, con sus reconocibles “frascos-busto-torso” “Classique” (1993) y “Le Male” (1995) con  jerséis de  punto rojo con cristales de hielo en jacquard, y por si esto no bastara, su habitual caja en lata es ahora una bola transparente agitable, que envuelve a las fragancias en una intensa nevada. ¿Puede haber algo más bonito y navideño para presentar un perfume?

Aunque el intenso consumismo ha banalizado las propiedades que la psicología del color atribuye al rojo, siguen siendo los objetos, y más cuando son icónicos, bañados en este color absolutamente seductores y fascinantes, ideales para empezar bien este año nuevo.

Texto de Jaume Vidiella y fotografías de Carlos Moreno para #VEINDIGITAL