El olor de los Ochenta

sofialain

En la década de los ochenta nacieron algunos de los mejores perfumes nocturnos y voluptuosos, hoy están de nuevo en plena actualidad.

Cada temporada hay una década del siglo XX que se pone de moda, normalmente debido a un desfile que es la clave de lo que apetece en el momento, de lo que queremos revivir, traer del pasado, una colección que se convierte en un referente con el tiempo. Sin duda, el desfile de este invierno es el de Marc Jacobs. Mucho hablan los expertos en los últimos meses de la confusión, cierta desconexión con la realidad, la deriva de su negocio y el descenso de la atención mediática sobre este diseñador americano pero polémicas a parte, el suyo sigue siendo el desfile más excitante de la New York fashion week, el más esperado. Jacobs es un genio, un diseñador de prendas muy bonitas, un contador de historias donde el pop americano se funde con el estilo europeo, un estilista excelente, culto y refinado, divertido e innovador. Este invierno nos traslada a los 80: hombreras gigantes, cinturas de avispa, sombreros de ala ancha, pómulos marcados. Un recuerdo a las colecciones de alta costura de 1987: la sastrería de Saint Laurent, los drapeados de Ungaro y los abullonados de Lacroix además del imaginario del mítico ilustrador Antonio López, figura clave de la modernidad en ese momento.

Conectamos con este tributo a los 80 y sus noches de sexy glamour con esta selección de fragancias. La primera propuesta es justo de Jacobs, “Decadence” (2015) el más nocturno y sexual de sus perfumes, el que tiene un frasco más lujoso. Una fragancia intensa que está dentro de la estela del icónico “Opium” de Yves Saint Laurent (1977), maravilla que revolucionó la perfumería desde entonces hasta hoy. Ambos son perfumes muy orientales y especiados, el de Jacobs más “avainillado “ y el de Saint Laurent  más místico con incienso y mirra.  Además del Opium original, que sigue siendo un best seller, pensado para el público más millennial tenemos esta versión actual , más “glam rock”  con su toque intenso de café “Black Opium” (2014).

Dos maravillas de la época son también ”Coco” de Chanel (1984)  y “Poison” de Dior (1985) , tras el éxito de “Opium” , estas dos firmas líderes del mundo del lujo presentaron sus dos perfumes más noctámbulos, eróticos y orientales. Coco es uno de los mejores perfumes de la historia, atrevido, elegante, fascinante, “chic” máximo.  El primero lanzado tras la reapertura y modernización de la casa parisina por parte de Karl Lagerfeld en 1983. Hoy tiene tres  versiones: la original, el exitosísimo “Coco Mademoiselle” (2001) y esta aquí destacada: “Coco Noir” (2012) con aún más ingredientes orientales como la vainilla,  el pachulí y la haba tonka además de flores como el narciso y el geranio rosa. El habitual frasco de Chanel en negro radical se transforma en objeto de culto. “Poison” (veneno)  fue el primer perfume voluptuoso de Dior, una leyenda de  carácter suntuoso, especiado y afrutado, que hizo y hace furor. Hoy también,  toda una gama de fragancias con esta idea de la nocturnidad y el placer.

Nuestra última propuesta es en nuevo de Cacharel “Yes I’m”, un guiño a ese gesto tan “ochentas” de pintarse los labios con un tono rojo encendido. Fragancia oriental y picante, vital y muy joven se presentada en un frasco tributo a un objeto imprescindiblemente femenino: la barra de labios.

Fragancias contundentes, perfectas para estos días de fiesta,  que nos recuerdan una época de noches sin dormir, maquillaje vistoso y una actitud muy sexy y desinhibida. Todo de plena actualidad.

Texto y bodegones de Jaume Vidiella y fotografías de Carlos Moreno para #VEINDIGITAL